La Ley del Hielo: castigando con el silencio como tiranía controlada

La Ley del Hielo: castigando con el silencio como tiranía controlada

No tenía conocimiento de la Ley del Hielo pero me ha parecido fascinante haberme topado con esta terminología porque me ha ayudado a comprender muchas cosas.

Existen situaciones en las que se ignora a una persona, sea por parte de otra o por un conjunto para aislar en diversos contextos, pero nunca pensé que tuviera nombre. Se diferencia del ghosting porque el aislamiento que se hace no consiste en desaparecer: consiste en ignorar a la persona, hacer el vacío por parte de una o varias personas (colectivo).

Efectivamente dentro del plano laboral forma parte de las estrategias empleadas en un ejercicio de mobbing, pero es de las más difíciles de demostrar. Puede darse también en entornos profesionales, amorosos, escolares, afectivos familiares, etc. y por eso quiero hablar sobre este tema escabroso porque en verdad ocurre más a menudo de lo que parece.

BSO para leer «La ley del hielo: castigando con el silencio como tiranía controlada»

«Save me» de Skillet, porque la letra muestra ese momento en el que necesitamos ayuda.

La situación ante sufrir la Ley del Hielo puede llevar a la desesperación, y este corte me parece perfecto para reprsentar con música ese sentimiento.

Recuerda que puedes escuchar y leer a la vez, o bien leer primero y escuchar después pero en cualqueir caso no olvides dar al play antes de irte porque la música propuesta en cada fideo de opinión siempre enfatiza el mensaje ofrecido:

¿Alguna vez te han ignorado activamente de la noche a la mañana?

Un día, sin comprender muy bien qué ocurre te encuentras en una situación en la que tu intervención se ignora repentinamente, cuando sí habías tenido interrelación sin problema hasta ese punto de inflexión. Al principio crees que es casualidad, y te pones a analizar si ha acontecido algo para que detonase ese vacío que te has encontrado y que se está volviendo recurrente, pero no encuentras nada reseñable.

Así pasan los días, las semanas, incluso los meses y continúas observando que el patrón se mantiene, y dejas de creer en casualidades intentando investigar sobre qué puede estar pasando. A esta situación desconcertante encontrada de la noche a la mañana le unes que no puedes ponerlo sobre la mesa ante nadie del vínculo profesional o personal, y mucho menos a quienes te lo están haciendo porque el primer ataque recibido será «son cosas tuyas» o «te lo estás inventando»… ¡Es un patrón conductual muy difícil de demostrar!

Definitivamente tras pasar un tiempo sufriendo ese vacío sabes que no es normal y lo que estás viviendo tiene nombre: es la Ley del Hielo. Su complejo funcionamiento es jodidamente difícil de probar, pero sabes que lo estás recibiendo porque aunque hay sutileza en el mecanismo también hay hechos concretos que empiezan a hacer encajar ese puzzle del raro comportamiento recibido que no entendías bien.

En cualquier contexto quieren hacerte desaparecer del mapa sin que sea evidente, aislándote a ver si te das por aludid@ y te vas, pero realmente es una actitud con doble moral de por medio porque se mezcla el bienquedismo con la falta de agallas para hacer ghosting…

¿Qué hacer si te encuentras ante la Ley del Hielo?

En primer lugar es aprovechar la experiencia que estás viviendo para hacer un trabajo personal intenso: deberás ser fuerte y no caer en la tentación de culparte.

Después también es crucial comprender que la otra parte puede tener motivaciones que no te han abierto, y posiblemente si lo hicieran serviría para evitar feas situaciones derivadas como esta: «hablando se entiende la gente», ¿no? Pero es una frase manida que queda muy bien en voz alta y que en la realidad se pone poco en práctica…

Así que si quienes ejercen la Ley del Hielo de la noche a la mañana no han sido lo suficientemente valientes para decir aquello que les ha podido molestar, queda claro que tú tampoco vas a pedir explicaciones de algo que desconoces y que además no has iniciado.

Aprender de lo acontecido te hará más fuerte

Activa el mecanismo de supervivencia emocional y comienza con tu purga personal porque el dolor causado es grande, la pena también, y tu salud mental puede verse muy afectada; cuanto antes trabajes en el desahogo será mejor, y para ello busca el apoyo de quienes te quieren y en quienes confías de verdad (amig@s, familia).

Solo queda aceptar la situación y aprender de ella, porque no es probable que se pueda solucionar algo que aparentemente no está estropeado (recuerda que la Ley del Hielo es muy difícil de demostrar, y alrededor la gente no implicada no suele darse cuenta de lo que está sucediendo).

Finalmente busca gente que te quiera bien, que te apoye, que te aprecie, porque verdaderamente la Ley del Hielo suele ser aplicada por gente con mecanismos que funcionan desde perspectivas egoístas y altamente nocivas. Sí, muchas veces duele comprobar que te lo aplican personas que apreciabas, pero también que lo apliquen te permite conocer mejor cómo son, sin más. Continúa tu camino y, si algún día puedes hablar sobre lo acontecido hazlo pero si no puedes, aprende de ello y refuérzate.

TE PUEDE INTERESAR LEER:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.